2000



La persona que escribe perdura si es testimonio de su tiempo, si conjuga la excelencia del lenguaje con la clara percepción del ser humano, individualmente y como integrante de la comunidad; si es protagonista y lúcida inquisidora de su era.
Esperamos que el esfuerzo de compilar este volumen, voz de escritoras de esta tierra, logre su objetivo; llegar a numerosos lectores de todo el país. Esa será nuestra recompensa. Junta Directiva 1997-2000

No hay comentarios:

Publicar un comentario